El Banco de España explica las consecuencias económicas de los cambios demográficos

10 Jun 2019 | 0 Comentarios

El Banco de España es la entidad supervisora del sistema bancario español. Su misión es promover la estabilidad de precios, del sistema de pagos, la estabilidad financiera y asegurar la solvencia de las entidades de crédito.

Todos los años el Banco de España publica el Informe Anual en el cual se lleva a cabo una revisión de la evolución económica y financiera de la economía española y los principales riesgos y vulnerabilidades a los que se enfrenta en el corto y largo plazo. Se presta especial atención al entorno internacional, a la zona euro y a las políticas económicas.

El Informe se compone de un primer capítulo donde se analizan los rasgos básicos de la economía española en el último año, seguido de una serie de capítulos temáticos que desarrollan con un cierto grado de profundidad algunos temas específicos de especial interés.Desde OCOPEN queremos prestar especial interés al capítulo número 4. “Consecuencias económicas de los cambios demográficos”.

En el capítulo propuesto, la entidad refleja la importancia de dos tendencias estructurales que condicionarán el contexto macroeconómico en las próximas décadas: los cambios demográficos y los avances tecnológicos. La llegada a la jubilación de las numerosas cohortes de población nacidas tras la Segunda Guerra Mundial, la baja tasa de fecundidad durante las cuatro últimas décadas y el aumento continuado de la longevidad están provocando una disminución del peso relativo de la población en edad de trabajar en los países avanzados, que es particularmente intensa en España. Este cambio se acelerará en los próximos años, y, junto con ello, nuevos avances tecnológicos (en parte, relacionados con los cambios demográficos) modificarán el contexto macroeconómico.

En el gráfico propuesto vemos cómo los gastos del sistema de la seguridad social dependen de factores demográficos en mayor medida que los ingresos.

 

Cabe destacar que, durante las décadas recientes, el aumento de la tasa de dependencia y de la ratio entre pensión media y salario medio explica el incremento del gasto en pensiones como proporción del PIB. Por el lado de los ingresos, la recaudación en porcentaje del PIB por cotizaciones sociales ha experimentado una ligera caída.

En conclusión, es necesario resaltar que en el informe se refleja cómo el sistema de pensiones y otras políticas sociales tendrán que ser reorientadas en función de las necesidades de una población más envejecida, teniendo en cuenta criterios de sostenibilidad financiera y de equidad intergeneracional.

Acceda al capítulo completo.

OCOPEN

Organización de Consultores de Pensiones

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aviso Legal: La información contenida en esta página web es de carácter informativo y no representa asesoramiento de ningún tipo. Si desea contactar con OCOPEN puede hacer a través de la página web o enviando un correo a info@ocopen.org.