Cada vez está más claro que el Pacto de Toledo está en punto muerto. Entre que las elecciones catalanas eclipsan todo lo demás y que los aparentes buenos datos de empleo dan oxígeno al gobierno en minoría, casi nadie se recuerda de la necesidad de arreglar...